REFLEXVIVA: ¿VESTIRNOS O DISFRAZARNOS?
27 de Julio · 2021

REFLEXVIVA: ¿VESTIRNOS O DISFRAZARNOS?

¿Cuál es el limite? Nuestra idea es plantearte ¿por qué no usar ese permitido en el vestuario, que nos da jugar a ser alguien más, para arriesgarnos a probar nuevos looks? Suena distinto, ¿no?

“No, no, vestirnos claro”, “estamos grandes para disfrazarnos”, “eso es cosa de chicos”, “yo soy una persona adulta y responsable” … mmmm, frenemos ahí. Si vestirnos es un acto que pone a prueba nuestra creatividad y desde Viva la moda fomentamos el hecho de jugar con las prendas, ¿Por qué no disfrazarnos? Muchas veces relacionamos este término con el ridículo y lo carnavalesco. No estamos yendo a tanto, pero intentamos reflexionar por qué no usar ese permitido en el vestuario que nos da jugar a ser alguien más para arriesgarnos a probar nuevos looks.
Día a día, nota tras nota, intentamos predicar la idea de poner en práctica la creatividad, de divertirse, de intentar nuevas combinaciones; básicamente de jugar. Fue repensando un poco, que nos dimos cuenta cuán relacionado está el término jugar y ropa con disfrazarse. Lo cual nos lleva a ver que, tal vez, muchas veces vestirse se trate un poco de eso, de interpretar un personaje por unas horas. Jugar, de eso se trata el disfraz.
Cuando somos chicos, a la gran mayoría, nos gustaba disfrazarnos. Sin razón ni evento específico, una prenda cualquiera era motivo para crear una nueva personalidad. Sin embargo, con el pasar de los años ese juego va cayendo en desuso para limitarlo a determinados momentos claves, un acto escolar, una reunión, una fiesta, etc.
Cuando nos disfrazamos establecemos un marco de irrealidad donde los límites de los estereotipos se desdibujan y podemos llevar a cabo comportamientos que no tendríamos con nuestra vestimenta rutinaria. En esos momentos nos deshacemos del miedo al rechazo y a la mirada ajena, y dejamos salir al personaje que habita esas nuevas ropas. Nos ocultamos a nosotros para dejar ver otro personaje. Jugamos, y quienes nos rodean siguen nuestro juego, entonces ¿por qué dejamos de disfrazarnos? Porque esos juegos quedan en la infancia. Ups, la tenemos difícil entonces la propuesta de invitarlas a crear.

Planteamos la idea de jugar con la ropa, imaginar que somos alguien más para ver si eso nos libera de la autocensura y así entender que vestirnos es un acto creativo cada día. Aunque nos cueste verlo, vestirnos supone las mismas preguntas que para disfrazarnos. Para hacerlo, nos interrogamos inconsciente o conscientemente a “¿qué me pongo?”. Y esa respuesta depende de factores como ¿A dónde voy? (evento o trabajo al que asisto) ¿Quién soy? (jefa, novia, amiga, paso desapercibida o la rompo con el look) ¿Qué clima hay? ¿Qué actividad haré? En caso de disfrazarte podrías ser Cleopatra yendo a una fiesta de graduación, o lo que gustes ser.
La realidad es que vestirnos es una actividad que requiere respuestas. Tal vez preguntarnos, de qué me disfrazo hoy nos pueda servir para romper un poco la rutina y los estereotipos, incluso tal vez sirva para socializar desde una mirada más libre y menos prejuiciosa. Esa idea de romper la forma en que te vestís todos los días tal vez te permita crear un nuevo outfit con mayor seguridad para vos misma.
Al elegir un vestuario, tal como lo hacíamos con un disfraz por un día o una noche, nos lleva a ser otra versión de nosotros mismos. Elegimos un vestuario para representar a otra persona, adoptamos su postura y su actitud (tal como cuando te pones ese vestido con el que te sentís una diosa total). Nos metemos dentro del personaje para imaginar y representar su piel y sus emociones. La ropa, acompaña a quienes mostramos ser.
Entonces, cada vez que veamos a alguien que tiene puestas prendas con combinaciones que no responden a nuestros propios estereotipos, en vez de preguntarnos ¿está disfrazada? Celebremos que sus prejuicios son menores que los nuestros y que su libertad llega a límites más flexibles para poder aprender a liberarnos y divertirnos. Jugar, de eso se trata, y no hay edad para crear.

By MARULA

Viva la moda
REFLEXVIVA: ¿VESTIRNOS O DISFRAZARNOS?

¿Cuál es el limite? Nuestra idea es plantearte ¿por qué no usar ese permitido en el vestuario, que nos da jugar a ser alguien más, para arriesgarnos a probar nuevos looks? Suena distinto, ¿no?
REFLEXVIVA: ¿VESTIRNOS O DISFRAZARNOS?