VENDE, LUEGO PRODUCE
03 de Mayo · 2021

VENDE, LUEGO PRODUCE

Un nuevo formato que llega para corromper al anterior. Influenciado por las circunstancias actuales, acobijado por algunos y rechazado por otros, parecería que llega para quedarse. Descubrí más sobre la fabricación a pedido en esta nota.

Vivimos en la era de la instantaneidad. Las noticias se conocen en el momento del hecho. La comunicación se logra en segundos. Las compras llegan en 24 horas. El estilo de vida está más acelerado que nunca. Fast Food y Fast Fashion son dos ejemplos de esta situación. Pero esto no puede durar para siempre, toda tesis genera su propia negación, conocida como antítesis.

Tomando como punto de partida la moda rápida, la misma implica la creación constante de tendencias que se van sucediendo unas a otras, generalmente tomadas de la pasarela y creadas a bajo costo y de forma rápida para que lleguen a las tiendas lo antes posible. En estos sistemas de producción, donde usualmente se produce en forma masiva, al avanzar tan rápido, suelen quedar muchos productos en stock. Frente a este parámetro surgen dos caminos, la liquidación, o la basura, siendo este último perjudicial para el medio ambiente.

En contraposición surgió una vía más rentable y ecológica que altera la cadena de producción tradicional. Comienza con la compra por parte del cliente y continúa con la producción del mismo, en otras palabras, sólo se confecciona a pedido. El término en inglés para definir la ̈Fabricación por Pedido ̈ es Make To Order (MTO) o Build To Order. Al finalizar la confección, se envía al cliente. De esta forma se evita la sobreproducción y no hay excedente de stock al final de la temporada. Por esta razón, se lo considera una manera rentable de trabajar. Otro beneficio es la posibilidad de realizar customizaciones de los productos. Hecho a pedido no es sinónimo de hecho a medida, al no estar realizados los productos, usualmente se pueden realizar aclaraciones respecto a talles y colores.

Sin embargo, hay una desventaja: los plazos de producción. La fabricación del producto no comienza hasta recibir el pago. Luego, dependiendo de la demanda comienza a producirse. Si bien el plazo varía según las características del producto, no es instantáneo. Además, realizar cada etapa individualmente suele ser más lento. Por lo general, al realizarse la compra se establece un tiempo estimado de entrega, como pueden ser 15 días. ¿Hay lugar para esta forma de comercialización en tiempos de instantaneidad?

El sistema de producción por pedido surge en época de crisis, que nos exigen disminuir la velocidad. No hay dudas de que la pandemia trajo estas consecuencias. Ha demostrado que la instantaneidad puede desmoronarse en cualquier momento, sin mencionar las consecuencias económicas mundiales que provocó. Aunque el sistema de fabricación a pedido tiene desventajas, las mismas no superan sus beneficios. Si no, no se explica porque cada vez son más las marcas que eligen operar por encargue.

En la actualidad existen cientos de marcas independientes que eligen este sistema por cuestiones ecológicas. Sofi Álvarez, creadora de la marca ¨Sofia Eva¨ comenzó a utilizar este sistema en el 2020 tras meses de inestabilidad por la pandemia. El sistema requiere de una inversión mínima y conlleva poco riesgo, lo que le permitió poner en marcha su proyecto. Su objetivo es revalorizar la ropa y dedicarle el tiempo que merece la confección 100% a mano de cada prenda. ̈ También suma mucho el hecho de que evitas la sobreproducción, el stock muerto y generas la mínima cantidad de residuo ̈ dice la diseñadora. Un beneficio que la diferencia de otras marcas en el mercado, es que si bien investigo para crear una tabla de talles inclusiva, entiende que todos los cuerpos son diferentes, al realizar una prenda puede realizar modificaciones en los moldes para que queden perfectas ya que ¨cada prenda está hecha especialmente para su dueño ̈.

Marcas de alcance internacional utilizan este sistema en colecciones limitadas, como por ejemplo productos personalizados con nombres o iniciales. También se ha utilizado para confeccionar prendas a medida, como sucede usualmente con la línea de alta costura. En un nivel urbano, fue Levi´s, la marca de jeans, quien incursionó en este servicio en el año 2012 para ofrecer una experiencia más personalizada. Quienes compran este servicio lo hacen para tener un producto único, que refleje su personalidad y tenga todos los elementos que lo representan. Sumado a esto, al ser a medida tienen el calce perfecto.

La producción a pedido ya no es un sistema exclusivo para la sastrería y los vestidos de fiesta, al contrario, cada vez son más las marcas que adoptan el sistema. Es cuestión de tener paciencia y acostumbrarse a la personalización.

By ORNELGA

Viva la moda
VENDE, LUEGO PRODUCE

Un nuevo formato que llega para corromper al anterior. Influenciado por las circunstancias actuales, acobijado por algunos y rechazado por otros, parecería que llega para quedarse. Descubrí más sobre la fabricación a pedido en esta nota.
VENDE, LUEGO PRODUCE