MODA Y CONTAMINACION
01 de Noviembre · 2020

MODA Y CONTAMINACION

Si te invito a reflexionar, ¿Dirías que la moda va de la mano de la sustentabilidad? Con tu opinión presente, leete la nota para conocer que podemos hacer por el mundo.

 

¿Por qué hablamos de esto? Porque según la ONU en el 2050 el mundo será inhabitable, es decir, será el fin de la vida humana. Y cuando empezamos a sacar cálculos, vemos que faltan 31 años (Ahora 30) y para ese momento (dependiendo de la expectativa de vida) nosotros estaremos vivos. Entonces ahí es donde decimos, “Ok, voy a estar para el final del mundo y me empiezo a preocupar”, ¿no? Y Uds. se preguntarán ¿Por qué hoy hablamos de esto? ¿Qué tiene que ver con VIVA LA MODA? La respuesta es: MUCHO.

Veamos, en esto de que se termina el mundo y nosotros seguimos haciéndonos los boludos ¿Cómo es el impacto de la moda?

Vamos con los datos:

¿Sabes cuál es la segunda industria más contaminante? La primera es el petróleo. La segunda es la industria de la moda. Abarca desde la generación de los textiles, la producción de la prenda y cuando se entrega al venderse en un local. Esta industria es la que consumimos todos en este mundo y la lleva a ocupar el segundo lugar contaminando el planeta.

Además, los datos escalofriantes siguen:

*Se necesitan 2000 litros de agua para el desgaste de un jean. El desgastado es el efecto que se le puede dar al jean para que quede más suave la tela o con alguna otra tonalidad.

*El 50% de la ropa fabricada para cadenas de moda rápida termina en la basura en menos de un año.

*Además, se fabrican 150mil millones de prendas al año de las cuales un 30% se vende en liquidación y otro 30% no se vende, por lo tanto, va a la basura directo.

*Se dice y las invito a reflexionar sobre la realidad de esto: “El occidental promedio solo se pone la prenda entre 7 y 10 veces”. Algunos más, otros menos, es un promedio.

 *Otro dato, nada alentador, remarca que un 20% de la contaminación del agua proviene de la industria textil.

Si todos estos datos no te asustaron, reflexionemos sobre como consumimos la moda desde hace unos años hasta hoy en día. A las más grandes, las invito a hacer memoria, y a las más jóvenes, las invito a consultarles a las más grandes. ¿Cómo era la moda años o décadas atrás? ¿Las tendencias cambiaban tan rápidamente como ahora? ¿Acaso la ropa la descartábamos como hacemos hoy? No era de esa manera y yo lo recuerdo de mi infancia. Mi mama me arreglaba los pantalones en la rodilla y yo lo recuerdo como algo súper cool. Confieso que tenía unos que amaba, color rosa con “pitucones” fucsias o azules. Claro, luego llego alguien que me dijo que no estaba tan bueno.

¿Cómo era ese vínculo con la moda antes? ¿Por qué empezamos a usar la moda de forma descartable? La ropa era cara y se usaba mucho, se la cuidaba y se la arreglaba. Estos cambios nos llevaron al modelo actual del fast fashion; una forma de “consumo y descarto”. Este modelo tiene precios súper accesibles, pero tienen gastos ocultos, para otras personas o incluso para nosotros en el futuro.

Cuando eran más jóvenes, ¿Cada cuánto compraban ropa? ¿Cuánto duraban las prendas? ¿y las temporadas? Algunas marcas lanzan nuevos productos semanas tras semanas y eso nos marea.

Si quieren saber más sobre este modelo y sus consecuencias, las invito a ver el documental “The True cost”. ¿Qué hay detrás de ese bajo costo? Gastos de recursos naturales, energía, agua, se contamina mucho y los puestos de trabajo tienen condiciones laborales muy malos. Lo barato sale caro, en resumidas cuentas.  

La otra cara del fast fashion, y una posible colaboración con nuestro planeta, es la moda sostenible.  ¿Qué es sostenible? Se puede mantener durante largo tiempo sin agotar los recursos o causar grandes daños al ambiente. Es moda ética, más consiente. Busca generar menor impacto a nivel ambiental y social. Apostar a la calidad sobre la cantidad, así la duración de la prenda es mayor.  

Hay que contagiar este cambio. Como fan y amante de la moda, debemos ser responsables de la huella que dejamos en el mundo.

La idea del blog, si bien es de moda, también es tener una mirada más sustentable.

Los Minitips son para darle una nueva vuelta a lo que tenemos, ser más conscientes.

Carmen x 3 es para mostrar mayores maneras de usar una prenda.

Consuma diseño local es para conocer los productores locales y saber ¿Quién hace mi ropa?

Descubrir tu estilo y conocer las tendencias te ayuda a que puedas seleccionar la información que te sirve a vos. Eso no significa consumir todo, comprar todo, ponerte todo, sino para que escuches tu voz interna. Que empieces a Jugar con la moda, no como un padecimiento sino como algo más lúdico.

Algunos tips prácticos para empezar a ser sustentable, tal vez ya estés llevando a cabo algunas o puedas poner en prácticas otras.

1 – Hacer una limpieza de tu guardaropas. Separar lo que usamos y lo que nos gusta, de lo que no, para ponerlo en circulación y que alguien más lo use.

2 – Reusar y reutilizar. Guardar lo que creemos que vamos a usar a futuro, ya que la moda es cíclica y siempre vuelve. Reciclarla antes de descartar una prenda, dale todos los usos posibles. Ajustala, modernizala, revivila. No tires y compres otra.

3 – Ser más atentos al comprar. Plantearnos que tanto la necesitamos en cuanto a su uso, si tengo alguna parecida, etc. Hacernos preguntas al comprarlas. Ver las etiquetas con sus materiales y ver donde fue hecha (ese dato nos permite imaginar las condiciones laborales de la gente que la hizo).

4 – Intercambiar prendas (Un ej. Son las Swap Fashion Party). Dejar las que no usamos y cambiarlas por aquellas que alguien no use.

5- Tiendas vintage, de segunda mano o el alquiler de la ropa. Estamos reutilizando y reviviendo prendas que la gente ya dejo. Si sabemos mirar tal vez encontremos tesoros en esos percheros.

6 –Calidad sobre cantidad. Probablemente no sean las más baratas del mercado, pero si compramos menos que dure más, la balanza se equipara.

7- Cuidar las prendas que tenemos. No todo va al lavarropas (no todo va allí). Conservarlas de la mejor manera, para que tengan una larga vida útil.

Estos fueron mis tips para hacer un mundo más sostenible desde la moda, claro que hay muchas más aristas si queres meterte de lleno a colaborar con la causa. Las empresas pueden cambiar y podemos exigirles el cambio, al igual que a los países, pero debemos reflexionar sobre nuestro “mea culpa” y aportar nuestro granito de arena.

Un plus, en el Nº 8 - “Pongamos de moda, una moda más ética y sustentable”.

 

Viva la moda
MODA Y CONTAMINACION

Si te invito a reflexionar, ¿Dirías que la moda va de la mano de la sustentabilidad? Con tu opinión presente, leete la nota para conocer que podemos hacer por el mundo.

 

¿Por qué hablamos de esto? Porque según la ONU en el 2050 el mundo será inhabitable, es decir, será el fin de la vida humana. Y cuando empezamos a sacar cálculos, vemos que faltan 31 años (Ahora 30) y para ese momento (dependiendo de la expectativa de vida) nosotros estaremos vivos. Entonces ahí es donde decimos, “Ok, voy a estar para el final del mundo y me empiezo a preocupar”, ¿no? Y Uds. se preguntarán ¿Por qué hoy hablamos de esto? ¿Qué tiene que ver con VIVA LA MODA? La respuesta es: MUCHO.

Veamos, en esto de que se termina el mundo y nosotros seguimos haciéndonos los boludos ¿Cómo es el impacto de la moda?

Vamos con los datos:

¿Sabes cuál es la segunda industria más contaminante? La primera es el petróleo. La segunda es la industria de la moda. Abarca desde la generación de los textiles, la producción de la prenda y cuando se entrega al venderse en un local. Esta industria es la que consumimos todos en este mundo y la lleva a ocupar el segundo lugar contaminando el planeta.

Además, los datos escalofriantes siguen:

*Se necesitan 2000 litros de agua para el desgaste de un jean. El desgastado es el efecto que se le puede dar al jean para que quede más suave la tela o con alguna otra tonalidad.

*El 50% de la ropa fabricada para cadenas de moda rápida termina en la basura en menos de un año.

*Además, se fabrican 150mil millones de prendas al año de las cuales un 30% se vende en liquidación y otro 30% no se vende, por lo tanto, va a la basura directo.

*Se dice y las invito a reflexionar sobre la realidad de esto: “El occidental promedio solo se pone la prenda entre 7 y 10 veces”. Algunos más, otros menos, es un promedio.

 *Otro dato, nada alentador, remarca que un 20% de la contaminación del agua proviene de la industria textil.

Si todos estos datos no te asustaron, reflexionemos sobre como consumimos la moda desde hace unos años hasta hoy en día. A las más grandes, las invito a hacer memoria, y a las más jóvenes, las invito a consultarles a las más grandes. ¿Cómo era la moda años o décadas atrás? ¿Las tendencias cambiaban tan rápidamente como ahora? ¿Acaso la ropa la descartábamos como hacemos hoy? No era de esa manera y yo lo recuerdo de mi infancia. Mi mama me arreglaba los pantalones en la rodilla y yo lo recuerdo como algo súper cool. Confieso que tenía unos que amaba, color rosa con “pitucones” fucsias o azules. Claro, luego llego alguien que me dijo que no estaba tan bueno.

¿Cómo era ese vínculo con la moda antes? ¿Por qué empezamos a usar la moda de forma descartable? La ropa era cara y se usaba mucho, se la cuidaba y se la arreglaba. Estos cambios nos llevaron al modelo actual del fast fashion; una forma de “consumo y descarto”. Este modelo tiene precios súper accesibles, pero tienen gastos ocultos, para otras personas o incluso para nosotros en el futuro.

Cuando eran más jóvenes, ¿Cada cuánto compraban ropa? ¿Cuánto duraban las prendas? ¿y las temporadas? Algunas marcas lanzan nuevos productos semanas tras semanas y eso nos marea.

Si quieren saber más sobre este modelo y sus consecuencias, las invito a ver el documental “The True cost”. ¿Qué hay detrás de ese bajo costo? Gastos de recursos naturales, energía, agua, se contamina mucho y los puestos de trabajo tienen condiciones laborales muy malos. Lo barato sale caro, en resumidas cuentas.  

La otra cara del fast fashion, y una posible colaboración con nuestro planeta, es la moda sostenible.  ¿Qué es sostenible? Se puede mantener durante largo tiempo sin agotar los recursos o causar grandes daños al ambiente. Es moda ética, más consiente. Busca generar menor impacto a nivel ambiental y social. Apostar a la calidad sobre la cantidad, así la duración de la prenda es mayor.  

Hay que contagiar este cambio. Como fan y amante de la moda, debemos ser responsables de la huella que dejamos en el mundo.

La idea del blog, si bien es de moda, también es tener una mirada más sustentable.

Los Minitips son para darle una nueva vuelta a lo que tenemos, ser más conscientes.

Carmen x 3 es para mostrar mayores maneras de usar una prenda.

Consuma diseño local es para conocer los productores locales y saber ¿Quién hace mi ropa?

Descubrir tu estilo y conocer las tendencias te ayuda a que puedas seleccionar la información que te sirve a vos. Eso no significa consumir todo, comprar todo, ponerte todo, sino para que escuches tu voz interna. Que empieces a Jugar con la moda, no como un padecimiento sino como algo más lúdico.

Algunos tips prácticos para empezar a ser sustentable, tal vez ya estés llevando a cabo algunas o puedas poner en prácticas otras.

1 – Hacer una limpieza de tu guardaropas. Separar lo que usamos y lo que nos gusta, de lo que no, para ponerlo en circulación y que alguien más lo use.

2 – Reusar y reutilizar. Guardar lo que creemos que vamos a usar a futuro, ya que la moda es cíclica y siempre vuelve. Reciclarla antes de descartar una prenda, dale todos los usos posibles. Ajustala, modernizala, revivila. No tires y compres otra.

3 – Ser más atentos al comprar. Plantearnos que tanto la necesitamos en cuanto a su uso, si tengo alguna parecida, etc. Hacernos preguntas al comprarlas. Ver las etiquetas con sus materiales y ver donde fue hecha (ese dato nos permite imaginar las condiciones laborales de la gente que la hizo).

4 – Intercambiar prendas (Un ej. Son las Swap Fashion Party). Dejar las que no usamos y cambiarlas por aquellas que alguien no use.

5- Tiendas vintage, de segunda mano o el alquiler de la ropa. Estamos reutilizando y reviviendo prendas que la gente ya dejo. Si sabemos mirar tal vez encontremos tesoros en esos percheros.

6 –Calidad sobre cantidad. Probablemente no sean las más baratas del mercado, pero si compramos menos que dure más, la balanza se equipara.

7- Cuidar las prendas que tenemos. No todo va al lavarropas (no todo va allí). Conservarlas de la mejor manera, para que tengan una larga vida útil.

Estos fueron mis tips para hacer un mundo más sostenible desde la moda, claro que hay muchas más aristas si queres meterte de lleno a colaborar con la causa. Las empresas pueden cambiar y podemos exigirles el cambio, al igual que a los países, pero debemos reflexionar sobre nuestro “mea culpa” y aportar nuestro granito de arena.

Un plus, en el Nº 8 - “Pongamos de moda, una moda más ética y sustentable”.

 

MODA Y CONTAMINACION