EL PASADO ME CONDENO A USARLO (S) : 10 ACCESORIOS
07 de Diciembre · 2020

EL PASADO ME CONDENO A USARLO (S) : 10 ACCESORIOS

Esta vez, uno a uno, te nombramos diez items que acompañaron nuestros tiempos. Anda tildando los que ya vestiste y anota los que te faltan usar, seguramente vuelvan en algún momento.

Iba por otro lado, pero me puse a buscar imágenes de una prenda que seguramente todas vestimos (y que no voy a declarar cual era), hasta que, como una bola de nieve, fui recordando uno tras otro estos accesorios, algunos muy 90s, otros muy 2000. Así que no pude resistirme y tuve que hacer una lista de ellos, elegí grandes iconos de estos años: acá van.

Los uni- lentes de colores. Venían en muchas versiones, desde los caros, hasta aquellos que comenzábamos a conseguir en las tiendas de accesorios o en los locales que vendían baratísimos pares de lentes (que requerían si o si una visita al oculista post uso cotidiano de las gafas). Eso sí, desde las grandísimas estrellas de cine hasta nosotras, todas quisimos probarlos alguna vez.

Estas gafas si fueron más 90s, tal vez éramos más chicas, por lo menos yo, pero tengo la imagen grabada de esta memorable pulsera de mostacillas, con todas las flores de diferentes colores. Era fiel y eterna hasta que se enganchaba con algo y volaban mostacillas por el aire, juntarlas era difícil, volver a tejer las flores era casi un imposible.

Estos collares con chupetes de plástico colgantes venían en cientos de colores. La idea era juntar la mayor cantidad y llevarlos en nuestro cuello luciéndolos con orgullo. Tal vez yo sola lo recuerde, pero tengo la idea de que había algunos mitos en torno a ellos.

Creo que estas vinchas de plástico circular con dientes me duraban menos de una semana. tenían un gancho que permitía abrirlas, estirarlas, ubicarlas alrededor del cuello, cerrarlas y luego subirlas atreves de tu cara (rayandote nariz y ojos) para que queden lo más ajustadas a la cabeza y no se escape ni un mechón. Permitían tirar el cabello para atrás de forma perfecta. El problema, o el mío, era que al soltar el gancho de atrás para sacarla, podían enredarse con el pelo, y al tirar, lo que debían ser 30 cm de vincha se convertían en 60, inusables e inajustables, centímetros de plástico.

Confieso que lo ame, irracionalmente, claro está. Este anillo de pompón me parecía una maravilla, venia de muchos colores, era barato (también en las accesibles tiendas exclusivas de accesorios) y era muuuuy suave. Eso sí, incómodo para la cotidianeidad gracias a su gancho ajustable e inmojable, a menos que quisieras que se convierta en un anillo de peluche apelmazado.

Una tendencia que va y viene, tal vez más de una lo siga usando. Probablemente esta segunda ola que nos tocó hace unos años haya permitido que las que lo vestimos en la adolescencia pudieran volver a usarlo de nuevos modos. La principal versión era el collar elástico, pero también logró adaptarse a anillo y pulsera. A este accesorio, le ocurría lo mismo que a la vincha de dientes, al exigir su elasticidad un poco más, quedaba todo flojo. Si bien el color más usado fue el negro, tenía su versión en colores.

Pasados los 2000, esto fue un boom imparable. La mochila transparente e inflable arremetió contra todo pronóstico. Venía en gran cantidad de colores, e incluso alcanzo modelos estampados. Un accesorio un polo caluroso para los días de pleno verano, pero tan colorido y divertido que pocas pudieron negarse. Este furor vino de la mano de gran cantidad de accesorios en plásticos transparentes, estuches, cartucheras, bolsos, etc. Igualmente, éste fue el que más terreno ganó.

Tal vez algunas las recuerden y otras no. Hablamos de las Melissa, esta marca de calzado brasileña, que, con muchos modelos, pero éste particularmente, se instaló en el recuerdo colectivo. Estas sandalias de plástico trenzadas al frente y con hebilla en el tobillo era súper juveniles, divertidas y prácticas. Eso sí, no eran el calzado más amable para estrenar un día de 30 grados caminando por el centro, decir que generaban ampollas era poco.

Este recuerdo, traído por una de las lectoras, merecía un lugar en la lista. Estos cintos eran de cuero o de gamuza y venían en varios colores y formas. Algunos eran simplemente de tiras, otros llevaban tachas o flecos y también venían con flores torneadas en el mismo material. ¿Cuál era el “must” de este accesorio? Jamás llevarlo en los pasa-cintos del jean, siempre se vestían por encima de la prenda.

Y ahora que voy terminando, reflexiono de la cantidad de plástico que tenemos en los accesorios que vestimos estas últimas décadas. En este caso uno más para la lista, decir que eran bolsos sintéticos y coloridos es lo primordial. Eran prácticos para el verano, el agua, y la playa, eran fáciles de lavar y podíamos poner todo lo mojado allí dentro. Ojo, este bolso también se usaba para salir, e incluso ZARA sacó un modelo en aquel momento. Vale aclarar que no eran muy distintos a los que nuestras madres o abuelas usaban para ir a hacer los mandados, simplemente tuvieron algunas adaptaciones un poco más pequeñas que los que ellas habían usado.

¿Qué decir? Cada uno de ellos trae un recuerdo a un momento de nuestras vidas. Como siempre, la moda, la expresión y la memoria se conectan para contarnos una historia, de lo que fue, es o será. Ojalá su memoria se haya activado como la mia reviviendo grandiosas anécdotas. ¡A vestirse y a divertise!

By MARULA

Viva la moda
EL PASADO ME CONDENO A USARLO (S) : 10 ACCESORIOS

Esta vez, uno a uno, te nombramos diez items que acompañaron nuestros tiempos. Anda tildando los que ya vestiste y anota los que te faltan usar, seguramente vuelvan en algún momento.
EL PASADO ME CONDENO A USARLO (S) : 10 ACCESORIOS