EL AMARILLO, ¿AMIGO O ENEMIGO DEL ESPECTÁCULO?
21 de Octubre · 2021

EL AMARILLO, ¿AMIGO O ENEMIGO DEL ESPECTÁCULO?

El talento y los mitos se cruzan sobre el escenario a la hora de hablar de este color. Algo que parece tan simple como una tonalidad, es algo que parecía vedado en las tablas pero mira lo que descubrimos.

El amarillo y el espectáculo parecían no ser compatibles, o así lo dictaminaba el mito primordial de que este color no era buen augurio para las tablas. Pero resulta que muchas personalidades que concurrieron a la última gala de los Emmy, o incluso personajes principales de películas, hicieron oídos sordos a esta tradición. ¿De dónde viene el mito? ¿Qué pasó en la Gala? Te contamos más.
El amarillo es un color cálido sobre el que puede decirse que es alegre, optimista y enérgico. En la antigüedad había sido símbolo de divinidad por su relación con el sol, y posteriormente había expresado la idea de riqueza; pero luego, el amarillo adquirió significados en el sentido contrario por una asociación con el color de la bilis, representando así, tanto enfado o desenfreno, como la mentira, la traición y la herejía. En otras palabras, en un tono pálido, es lúgubre y representa preocupación, deterioro, enfermedad, envidia o celos. El amarillo claro representa inteligencia y originalidad. Podríamos suponer que en un solo color, conviven el yin y el yan.
Dicen, o decían que lo que nunca haría un actor es vestirse de amarillo; pero parece que los tiempos cambiaron también para esto. El nacimiento de este mito hay que buscarlo en la muerte de Molière, el dramaturgo francés de nombre real Jean-Baptiste Poquelin (París, 1622-1673). Cuenta la leyenda que el autor de obras clásicas murió en el escenario vestido de amarillo mientras interpretaba El enfermo imaginario, y de ahí el origen de la superstición. Ver para creer, y como no hay datos de ello, los mitos se sucedieron. En contraposición a ello otras lenguas cuentan que este señor, enfermo de tuberculosis, en un ataque de tos, se le reventó una vena que manchó de sangre la ropa amarilla y murió al cabo de unos días, no en el escenario. Hermosa imagen, ¿no? La tercera versión lo une todo, resulta que cuando interpretó su obra de teatro El enfermo imaginario tuvo fuertes ataques de tos y convulsiones a causa de la tuberculosis. Pocos días después, el dramaturgo falleció. Desde entonces es un color prohibido sobre las tablas.
Resulta que a pesar de la “mala suerte” que este color representa en el ambiente artístico, muchas estrellas eligen vestirlo igual. En este caso, la última entrega de los Emmy reconoció al color amarillo como el que reinó la premiación. Algunas de las personalidades que lo vistieron fueron:
Emma Corrin, la intérprete de Lady Di en The Crown, llevó un vestido de de MIU MIU amarillo vainilla, en el caso de Anya Taylor, la protagonista de Gambito de Dama llevaba un vestido amarillo de JOY de la casa DIOR. Por su parte, Kaley Cuoco (la actriz de The Big Bang Theory y The Flight Attendant) con su vestido VERA WANG amarillo fluor dió que hablar. Además de ellas, Michael Coel mostró un vestido de CHRISTOPHER JOHN ROGERS y se llevó el Emmy a mejor Guion.

No sólo ellas, sino que vistiendo este color podemos recordar a protagonistas de grandes películas. Entre las más memorables, Emma Watson en La Bella y la Bestia, Emma Stone en La La Land, Kate Hudson en Cómo perder a un chico en 10 días, Kate Winslet en Titanic (ok, se le hundió el barco, pero la película fue un éxito, el fin de la peli ya estaba predeterminado diría yo; supongo que Kate lo sabría también) o Julia Roberts en Blancanieves.

La realidad es que la suerte, la hacemos nosotros, y el amarillo de acuerdo a la psicología, es un color lleno de vida, entonces, ¿por qué negarnos? Mejor acompañar a nuestras ganas para vestirlo. Que nadie nos diga que ponernos, ni siquiera los mitos. Eso sí, arriba de las tablas que cada una decida qué hacer, no queremos hacernos cargo.

Viva la moda
EL AMARILLO, ¿AMIGO O ENEMIGO DEL ESPECTÁCULO?

El talento y los mitos se cruzan sobre el escenario a la hora de hablar de este color. Algo que parece tan simple como una tonalidad, es algo que parecía vedado en las tablas pero mira lo que descubrimos.
EL AMARILLO, ¿AMIGO O ENEMIGO DEL ESPECTÁCULO?