¿CÓMO LLEGAMOS A LA LENCERIA ACTUAL?
25 de Octubre · 2020

¿CÓMO LLEGAMOS A LA LENCERIA ACTUAL?

¿Vedetina o tanga? ¿Corpiño deportivo o "push up"? ¿Usar o no usar ropa interior? ¿Imaginas a los antiguos griegos debatiendo sobre estas prendas? Claro que no. Te invitamos a este "pantallazo" sobre la historia de la lencería.

Datos como para realizarle una carta astral no existen; no se conoce la fecha de nacimiento de la lencería, pero, hay varios hechos que nos pueden rumbear sus primeros usos. Se estima que las camisas interiores de lino ya existían en 1360 a. C.

Siguiendo los hilos de la historia, la ropa interior tuvo varios cambios. El primer “pañal de lino” considerado predecesor del calzoncillo, apareció en 1922 cuando abrieron la tumba de Tutankamon. En 1700 a. C. apareció en Creta el que se considera el primer sujetador conocido de la historia, una especie de correa que elevaba los senos femeninos, aunque no los cubría (la imagen de la Diosa de las Serpientes lo representa). Otro dato nos remonta a la antigua Grecia donde los hombres se deshicieron de los calzones para venerar la desnudez del cuerpo. Cubrir o no cubrir, esa parecía ser la cuestión. Durante estos siglos, hubo prendas de lino, lana y de cuero, o tal vez más fibras de las cuales no haya registros.

Ahora sí, llegado el Imperio Romano, el uso de la ropa interior comenzó a extenderse y a “asemejarse” más a lo que conocemos en la actualidad. Además, las prendas femeninas comenzaron a ser fetiches en el sexo. Claro que, llegada la omnipresencia y omnipotencia de la iglesia en la Edad Media, las prendas de ropa interior perdieron ese rol ya que el cuerpo era algo pecaminoso. Debido a esto, las prendas se sustituyeron por largas camisolas de lino que cubrían el cuerpo completo.

De la mano de la Revolución Francesa, estas prendas también ganaron lugar y adquirieron un toque sensual junto con la revolución femenina. Camisa, pantalón, corsé, cubrecorsé, enaguas; todo muy adornado y muy complicado para ser independiente a la hora de vestirse. Estas prendas eran sinónimo de distinción.

Recién fue en el siglo XX cuando la ropa interior, tanto femenina como masculina, comenzó por fin a volverse cómoda. Algunas mujeres comenzaron a abandonar los corpiños, empezaron a usar prendas íntimas más ligeras y las bombachas fueron acortándose.

Durante la Gran Depresión mostrar los pechos volvió a estar de moda y los corpiños pasaron de achatar el busto a acentuarlo. En la época de la Segunda Guerra Mundial la manufactura de la ropa interior pasó a utilizar materiales sintéticos tales como la Lycra y el rayón.

En 1950s , y de la mano del cine y sus estrellas, la lencería cobra mayor protagonismo. Entre las figuras que la vestían podemos nombrar a Marilyn Monroe, quien comenzó a lucir las transparencias.

El final de la década del 60 trajo de nuevo a la moda la figura libre, juvenil y andrógina de los 1920s y las mujeres pasaron a usar pequeñas bombachas ideales para usarlas con jean y minifaldas.
Los movimientos hippies y feministas de 1960s y 1970s pasaron a reclamar en contra de la "lencería fina" por entenderla conformista y artificial. ¿Cómo hacían su lucha? Mediante la “quema de corpiños”.

Durante los años 70s y de la mano de las nuevas tecnologías, aparecen nuevas líneas de lencerías.
Recién en los años 80s comienzan los años dorados de la ropa interior:
Aparece el "PUSH UP" o mejor conocido como “WONDERBRA”, el corpiño con alambre y arco que permitía aumentar el busto, sin intervención médica, y daba el toque del corsé sin necesitar todo su ornamento.

En la actualidad, la lencería pasa a incluir toda la paleta de colores junto a nuevos formatos y diseños de diversos estilos: sensual, deportivo, romántico o básico. Hoy sin duda las mujeres podemos elegir entre miles de modelos que se ajusten a nuestro estilo de vida.
Después asumir la función de corregir y modelar la figura femenina (sin ninguna libertad para vestirse solas) ha llegado a convertirse en un arma de seducción o de revelación ante lo establecido. Lo bueno, es poder decidir con libertad lo que cada quien quiera vestir de acuerdo a su elección personal y no a una imposición cultural.
Rebeldía, elección, erotismo, deporte o sensualidad, con la lencería se expresan muchas opiniones. Moda, poder y sexualidad de la mano de las prendas que menos tela llevan.

By MARULA

Viva la moda
¿CÓMO LLEGAMOS A LA LENCERIA ACTUAL?

¿Vedetina o tanga? ¿Corpiño deportivo o "push up"? ¿Usar o no usar ropa interior? ¿Imaginas a los antiguos griegos debatiendo sobre estas prendas? Claro que no. Te invitamos a este "pantallazo" sobre la historia de la lencería.
¿CÓMO LLEGAMOS A LA LENCERIA ACTUAL?