LAZOS DE AMISTAD
20 de Julio · 2020

LAZOS DE AMISTAD

Prestar y pedir prestado, es uno de esos vínculos que siempre están presentes en las amistades. ¿Vos que decís?

¿Quiénes son nuestr@s amig@s? ¿de qué hablamos cuando hablamos de amistad? Entre sus pilares diríamos que vive el compañerismo, la solidaridad, el respeto, el compromiso y la diversión. Si, si hay algo que hace únicas las amistades son las risas. Muchas veces risas de momentos pasados, otros de vivencias del presente y muchos por poner imaginación sobre los hechos que podrían surgir. Amistades desde la infancia, adolescencia y adultas. Amistades de jardín, de club, de facultad, de la “vida”, hermanas o primas que también lo son.

Si hay algo que subyace entre las amistades de mujeres, es de la perspectiva de la que conozco, es prestarnos ropa. De más chicas solía ser ritual juntarnos en casa de alguna previo a salir, podía surgir desde la cena o simplemente ratos antes de partir. Había una sede principal donde el grupo se reuniría estratégicamente para comenzar la noche. Pero, para llegar a esa instancia, había un mensaje previo: “lleven algo que no tengo que ponerme”. Esa frase representaba a algunas más que a otras. Así, una a una iban dejando sobre la cama las prendas que habían llevado para compartir. Por lo general ninguna salía vestida con lo que había traído puesto. Un ritual que se enmarcaba entre charlas, risas, maquillaje, músicas y tragos. En resumen, una de las partes más lindas de la noche.

Con el respeto por lo que brinda una amistad y con la libertad con la que llevamos a cabo nuestras relaciones amigables, nos pedíamos y nos prestábamos la ropa. Desde “Hay que linda remera, ¿me la prestas el sábado?”, pasando por “¿Me prestas esa pollera para el próximo cumpleaños?” hasta convertirnos en adultas y hablar con el mayor de los sincericidios “No quiero gastar en más vestidos de fiesta para casamientos, ¿me prestas uno tuyo?”. Desde los cumpleaños de 15 a las noches de boliche, las primeras citas, los eventos trascendentales de nuestras vidas, los casamientos, y muchos más, suele surgir la pregunta general, ¿“alguna tiene algo para prestarme”?
Lo mejor de esas prendas, algunas que todas usamos, o aquellas que representaron mucho para nosotras, es eso mismo; cargarlas de historias. La ropa prestada vuelve, pero esa prenda siempre va a formar parte de la anécdota de alguna de nuestras amigas. “Yo con esa remera l@ conocí…”, “el día que me puse ese pantalón…”, “ese vestido me hizo sentir impactante”, y así sucesivamente podemos escuchar anécdotas cuando encontramos en el fondo del placar esa prenda que sabemos que significó tanto para una de nuestras amigas. Ojo, somos conscientes de que alguna vez esa ropa puede no haber vuelto en las condiciones que salió de nuestras manos, pero bueno…. Esas amigas nos han ayudado a sanar un “alma en pena” alguna vez, así que es más fácil zurcir una remera que un corazón, y listo, prenda recuperada.
Si la amistad es sostenernos, qué decimos de aquella amiga que nos prestó un hombro cuando un taco nos dejó desalineadas. Si una amiga es esa que te cubre en todo momento, qué sería de nosotras si no nos hubiera avisado cuando se nos escapaba algún relleno o se nos veía algo de más. Si en una buena amistad nos acompañamos, qué sería de nosotras sin esa amiga que caminaba horas, con nosotras para encontrar la prenda que nos hiciera sentir confianza plena. Si una buena amistad es ser solidarias entre nosotras, que mejor que compartir las cosas.
En cada experiencia tenemos amigas que son parte, y amigas que son puramente arte. Arte de saber acompañar y aconsejar. De esas amigas con las que creciste, de las nuevas, de las que compartiste instantes y sabes que estarán toda la vida. Hoy y siempre celebremos todo tipo de amistad pura y desinteresada, que nos potencie, que nos enseñe a ver más allá de lo que siempre vimos y que nos permita crecer libres.

By MARULA

Viva la moda
LAZOS DE AMISTAD

Prestar y pedir prestado, es uno de esos vínculos que siempre están presentes en las amistades. ¿Vos que decís?
LAZOS DE AMISTAD